Rincones
Los tipos de Narrador

  

Siempre que lees un libro, es un narrador quien te explica la historia. Puede ser el mismo protagonista, un testigo de los hechos o incluso una especie de ente que está en todas partes. Pero sea quien sea, es quien te hace llegar la historia. Por eso es tan importante escoger el narrador más adecuado, es quien hará llegar la historia al lector de tu parte.

Si bien es cierto que no hay un único narrador apropiado para cada historia, es importante pensar en ello. Para La Cazadora de Profecías yo escogí un mixto de narradores: 3º persona parcial focalizada sobre algunos protagonistas, para saber lo que sucede desde su posición, y 3º persona omnisciente para las batallas y sucesos de grandes masas, para tener una buena visión del escenario.

¿Que cuáles son los tipos de narradores para saber cuál escoger? Pues a grandes rasgos son estos:

NARRADOR PARTICIPANTE: Es aquel que está inmerso en la historia, y suele aparecer en forma de 1º persona. A su vez puede ser:

- Directo: Es el protagonista activo de la historia. Este tipo de narrador suele ser subjetivo, nos explica los sucesos desde su punto de vista. Lo bueno es que es fácil identificarse con él, y con sus pensamientos, pero a la vez nos limita el campo de visión a aquello que él pueda ver.

- Testigo: Suele acompañar a los protagonistas, narrándonos la historia de éstos desde su punto de vista. Lo bueno de este personaje es que suele estar en todos los embrollos, pero no tan limitado como el personaje principal ya que puede separarse de éste cuando conviene y averiguar algunas cosas que quizás el protagonista no conoce. Por ejemplo:

Mi rey siempre fue un hombre de recursos. Las adversidades nunca lograron quebrarlo, como pude comprobar a lo largo de los muchos años que le serví como escudero. Sin embargo, tras la charla que mantuve con la criada de la embajadora de Persia supe que las cosas iban a cambiar pronto...

NARRADOR NO PARTICIPANTE: Es aquel que ve la historia desde fuera. Generalmente corresponde a la tercera persona, y tiene muchas posibilidades:

- Omnisciente: Es aquel que está en todas partes, como si fuese Dios. Puede verlo todo y saberlo todo, aunque los protagonistas no lo sepan. A su ves puede ser de focalización única, siguiendo siempre a los mismos personajes, o hallarse en todas partes, viéndolo todo y a todos. Esta última forma es muy útil para explicar historias con muchos personajes o en las que suceden muchas cosas importantes en distintos lugares.

- Parcial: Este narrador no participante explica las cosas en tercera, pero sin saber tantas cosas como el narrador omnisciente. De hecho, generalmente conoce lo mismo que los personajes. En esta forma de narrador hay también diversas posibilidades:

- Con focalización múltiple: Puede ser testigo de lo que les sucede a varios personajes o en diversos lugares, por turno.

- Con focalización única: Sólo narra las cosas que suceden alrededor de un único personaje o grupo de personajes, como si estos llevaran una cámara sobre el hombro.

- Doble narrador: Es el que narra unas cosas que, a su vez, a él le han narrado antes. O el que lee un diario, por ejemplo. Este narrador permite aportar misterio a la historia, o dotarla de una cierta ambigüedad, dándole un cierto aire de fábula. Por ejemplo:

Él no supo nunca si aquello sucedió de verdad o no, pero no tenía motivos para creer lo contrario. Y por eso decidió dar testimonio de ello. La historia de su abuela, la gran matriarca de la familia, bien valía llenar unas páginas, pensó. Y se puso a escribir la historia de Marta, tal como ella se la explicó...

¿Sucedería de verdad la historia de Marta? Sucediese o no, el lector tendrá ganas de conocerla y juzgarla.

2º PERSONA: este es un narrador complejo y difícil de utilizar. Ya que habla directamente al lector, atrayéndolo a la historia. El que habla puede ser un ente indeterminado, o una parte de tu mente que te habla a ti mismo, o quizás un personaje misterioso que tiene la capacidad de comunicarse directamente con el que lee la historia. Este tipo de narrador es muy apropiado para las historias tenebrosas o de miedo. Fijaos:

El hombre entró en la casa, dándose cuenta de que estaba todo oscuro. Sin embargo no todos sus sentidos estaban embotados. Porque oía. Oía una respiración ronca y entrecortada, inhumana, que le provocaba un profundo terror. No estaba solo.

Y ahora así:

Entras en la casa, y te das cuentas de que todo está oscuro. Pero no todos tus sentidos están embotados. Porque oyes. Oyes una respiración ronca y entrecortada , inhumana, que te provoca un profundo terror. No estás solo.

¿A qué la cosa cambia?

Ahora ya puedes escoger tu propio narrador. ¿Tiene que ser uno de estos en concreto? ¿No puedo modificarlo un poco o usar varios? Por supuesto que puedes, y también puedes experimentar y cambiarlo si hace falta. Lo más importante es que sea el que tú has escogido y que te parezca el más apropiado para aquello que quieras contar.

Al fin y al cabo, e independientemente de la forma en que quieras mostrarte, siempre serás tú el narrador de tu propia historia...

 


Copyright © Carolina Lozano 2008. Toda la información y los derechos son de Carolina Lozano y carolinalozano.com