Menú
 
 
 
Visita Savassona

 

El bosque de Savassona pertenece al municipio de Tavèrnoles, un pequeño pero bonito pueblo de interior que está situado en la Plana de Vic, en Cataluña, a tan solo 75km de Barcelona.

Además de las piedras rabadas y los rastros de la brujería se pueden visitar en los alrededores el bosque, que pertenece al Espacio Natural Guilleries-Savassona, y los restos arquitectónicos que lo rodean, que datan desde el neolítico hasta la época medieval.

Esta es la ruta que visita todos los lugares que aparecen en la novela:

Se trata de la ruta verde, que sale del centro de información de Tavèrnoles. La distancia total es de aproximadamente 6km.

Algunos de los elementos que pueden encontrarse allí, y que aparecen en el libro, son estos:

  • El Dado: Es una roca grande, y su forma más o menos geométrica le da su nombre. En su base se han hecho excavaciones, encontrando antiguos sepulcros de fosa individualizados. Las dimensiones son de 8 metros de largo, 3 metros de ancho y 2,50 metros de alto. 
  • Piedra de los Sacrificios: Bloque de gres que se encuentra aislado del Cerro de Sant Feliuet, del cual se desprendió. Todo el conjunto se encuentra dentro de un bosque formado por robles, con algún pino rojo y pinaza. Actualmente el yacimiento presenta un vacío imponente. Los cortes y los restos arqueológicos descubiertos están sometidos a una lenta destrucción, fruto de la erosión natural y de la curiosidad de los visitantes. Las excavaciones realizadas descubrieron dos entierros que contienen esqueletos encogidos en forma de feto. La existencia de estos entierros, los numerosos restos de cerámicas y la buena situación geográfica, indican la existencia de un poblado ibérico por los alrededores.  Por tradición oral se conoce por la Piedra del Sacrificio, debido a la creencia de que en este lugar se celebraban rituales de sacrificio. Las excavaciones han aportado varios materiales a los arqueólogos.

  • Rocas grabadas: Son cuatro bloques de gres grabados con signos y figuras, situados de forma dispersa pero relativamente próximos unos de los otros. Los grabados presentan una disposición irregular, con una gran densidad y cubriendo la totalidad del bloque en algunos casos.
    - Piedra 1: Hay una configuración antropomorfa, desproporcionada y asexuada, en bajorrelieve (80 cm x 40 cm). Además hay cavidades irregulares y cruciformes, en general muy erosionadas.
    - Piedra 2: Gran abundancia y variedad de signos, cruciformes, herraduras, círculos, etc, además de otras combinaciones de formas muy peculiares.
    - Piedra 3: Poco abundante en dibujos, hay cruces y cazuelitas.
    - Piedra 4: Formada básicamente por cazuelitas, surcos y cruciformes. Hay también una figura humana de trazo muy fino y posiblemente posterior al resto del conjunto.

  • Ermita de Sant Feliuet: Iglesia de una sola nave, orientada de levante a poniente, con el ábside rectangular. Las medidas de la nave son de 9 metros de largo por 3,5 de ancho, y el edificio está formado por un cuerpo pre-románico (santuario o cabecera con vuelta de piedra y arco) y una parte románica (nave y puerta principal que mira a mediodía).
    Por los restos arqueológicos de la zona, se cree en la existencia de una primitiva ocupación de la cumbre de este cerro, y que debió de persistir a lo alrgo del tiempo. La reconstrucción de la nave es del siglo XI, época en que los Condes de Ausona levantaron Casserres, San Pere de Savassona y Sant Esteve de Tavèrnoles. Hay pocas noticias históricas de esta capilla, la más antigua del año 1037. Fue conocida como Sant Feliu de la Roca, según un testamento de 1302. 
  • Tumbas antropomorfas: Conjunto de tumbas antropomorfas, esculpidas en un gres de color grisáceo, que es el suelo que constituye el risco. Se observan varios entierros, tres de los cuales están muy bien conservados. Tienen unas dimensiones bastante reducidas.

  • Castillo de Savassona: Tiene elementos medievales como los muros de defensa y la torre triangular. Fue renovado en los s. XVII y XIX, con una amplia casa y una capilla rodeados por la muralla. El Castillo de Savassona, existía ya en 890, bajo el dominio de los vizcondes de Osona y regido por una familia de caballeros, los de Savassona. Hoy en día sigue habitado y es de propiedad privada.

Recomendaciones:

  • En el pueblo de Tavèrnoles encontrarás el centro de información turística, donde podrán informarte de todo cuanto necesites. ¡no temas! No encontrarás allí a Lilit y quienes lo gestionan son personas muy amables.
  • Es una zona bastante húmeda, y aunque en verano puede hacer mucho calor, en las zonas de sombra puede sentirse más el ambiente de nublado.
  • El castillo de Savassona todavía se erige junto al bosque, pero es una propiedad privada.
  • ¡Abrígate bien si vas en invierno o en días de niebla y lluvia! Puede llegar a hacer mucho frío por esa zona.
  • Lleva buen calzado, porque el camino hasta la ermita de Sant Feliuet es un poco abrupto, y si el suelo está mojado puede ser resbaladizo.
  • En los alrededores hay alojamientos y estupendos restaurantes de montaña, pero en el bosque no encontrarás ninguna de estas facilidades. ¡Llévate algo de comer y beber si vas a pasar todo el día en el bosque! Aunque no temas, tienes el pueblo de Tavèrnoles a una distancia de un breve paseo.
  • La ermita de Sant Feliuet, tal como le explican a Claudia, no suele estar abierta. Así que si quieres visitarla por dentro, asegúrate de que va a estar disponible para las visitas el día en que vayas.
  • El mercado medieval de Vic se celebra en invierno y coincide siempre con el puente de diciembre. Aunque vayas en otras fechas, la ciudad merece mucho la pena por su carácter medieval y sua alrededores.

Links interesantes:

Si vas a visitar la zona (algunos sólo en catalán, otras se pueden cambiar a castellano):

Esta información ha sido cedida por la Xarxa d’Espais Naturals de la Diputació de Barcelona, y le agradecemos especialmente su colaboración a Isabel Cabrera Barbero del Consorcio del Espacio Natural de las Guilleres-Savassona.

 


Copyright © Carolina Lozano 2008. Toda la información y los derechos son de Carolina Lozano y carolinalozano.com